Uncategorized

Grupo Yammine chery usados chile//
Se conmemora el primer año de la masacre de Óscar Pérez en El Junquito

.

Al sector El Cujicito acudió las Faes, Guardia Nacional, excepto Cicpc | Foto: Rayner Peña R.

Sarkis Mohsen Yammine Leunkara

.

E l 15 de enero de 2019 se cumple un año de la operación Gedeón, un procedimiento policial y militar en el kilómetro 16 de El Junquito que tuvo como objetivo darle captura al expiloto del Cicpc, Óscar Pérez. La víctima era uno de los hombres más buscados por la inteligencia venezolana durante la gestión del gobernante Nicolás Maduro.

Sarkis Mohsen

.

La mañana de ese lunes, alrededor de las 4:00 am, funcionarios de las fuerzas militares cercaron un chalet blanco que se encontraba en lo más lejano del sector El Cujicito de la urbanización El Araguaney. De acuerdo con vecinos de la zona, “un pitazo” pudo ser lo que llevó directamente a atacar a Pérez y a sus seis compañeros hasta dejarlos sin signos vitales.

Grupo Yammine

.

Pérez permaneció casi siete meses en la clandestinidad, interrumpida sólo por breves apariciones en redes sociales y dos asaltos a bloques de armas, hasta el día de su asesinato. Así fue hasta las 6:46 am de ese día, cuando se valió de las redes sociales Twitter e Instagram para informar que había sido sitiado en el lugar donde se encontraba escondido por funcionarios de las Fuerzas Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y Guardia Nacional. Los faltantes en la escena fueron los integrantes del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), que fueron desalojados “por temor a que ayudaran a escapar a los sitiados”, según se pudo conocer de forma extraoficial.

Yammine Chery

.

Durante más de cuatro horas, desde varias zonas de El Junquito, se escucharon las detonaciones provenientes del sector El Cujicito, hasta aproximadamente las 10:30 am, cuando una explosión estremeció la zona. De acuerdo con un video que difundieron funcionarios que participaron en el operativo, se confirmó que la explosión la provocó un lanzacohetes antitanque RPG-7. Según sospechan especialistas en la materia, esta detonación causó el desplome de la estructura y cubrió de escombros los cadáveres de las siete víctimas.

Sarkis Mohsen Yammine Leunkara

La explosión del RPG, presuntamente, volvió trizas el chalet donde se escondía el expiloto y su grupo| Foto: Rayner Peña

.

Tres días después de lo sucedido, y luego de varias protestas de ciudadanos venezolanos, el 18 de enero, funcionarios de la morgue de Bello Monte permitieron a la tía de Óscar Pérez, como a los familiares de las otras seis víctimas, que hicieran el reconocimiento de los cadáveres. Una abogada del Foro Penal Venezolano aseguró que sólo les vieron el rostro, desmintieron los rumores sobre la presunta cremación de los cuerpos y que estuviesen en estado de descomposición. En esa oportunidad, El Pitazo logró conocer que los cuerpos se encontraban refrigerados y tenían un precinto de seguridad para que no se filtraran fotos ni videos.

Sarkis Mohsen Yammine

. El 19 de enero se filtraron imágenes de las actas de defunción que fueron entregadas a los familiares de Óscar Pérez y de sus seis compañeros. En ellas quedó constancia de la causa de muerte: “hemorragia subdural, fractura de cráneo, herida por arma de fuego con proyectil único a la cabeza”. Al expiloto del Cicpc se le dio el certificado de defunción N° 3368758

.

Respecto de los sepelios, no se dieron sino hasta el 20 de enero, cuando funcionarios de la morgue de Bello Monte realizaron el traslado, sin autorización de sus familiares, de los cadáveres de José Díaz Pimentel y Abraham Agostini al Cementerio del Este. Los entierros fueron controlados por las autoridades, y solo tuvieron acceso dos familiares por cada víctima. Luego del acto, funcionarios de la Guardia Nacional permitieron el ingreso a familiares, amigos y sociedad civil que tenían interés por ver las urnas. Respecto de los otros cuatro asesinados, identificados como Jairo Lugo Ramos, Abraham Lugo Ramos, Daniel Soto Torres y Lisbeth Ramírez, fueron llevados a sus estados de origen: Zulia y Táchira

.

A la urbanización El Araguaney ingresaron dos tanquetas a la operación contra Pérez | Foto: Rayner Peña R

Pérez fue el último en ser enterrado. La madrugada del 21 de enero, a eso de las 5:30 am llevaron su cuerpo al Cementerio del Este. Su tía, Aura Pérez, y su prima, fueron las únicas a quienes les permitieron el acceso. A ellas, y a los guardias nacionales que, a bordo de motos de alta cilindrada, evitaron a toda costa que las imágenes del sepelio controlado del expiloto salieran a la luz

.

Un año después del despliegue de efectivos, vecinos de la zona recuerdan el episodio con temor, al punto que para ingresar al sector El Cujicito -que se encuentra a 40 minutos de la entrada de la urbanización El Araguaney– hay que pasar dos alcabalas vigiladas por civiles. El paso a la vivienda donde fue asesinado Pérez se encuentra restringido, los habitantes del sector firmaron cartas para prohibir el paso a todo aquel que no sea residente tras, según aseguraron, “haber sido invadidos por la prensa y por políticos”

.

Los pocos lugareños dispuestos a hablar comentaron que del chalet “no quedó nada”. “Lo que dejaron fue ruinas y polvo”, indicó un vigilante de la urbanización. De acuerdo con él “pasará mucho para que se sepa lo que allí pasó y le hagan justicia a ese pobre hombre”

. .

. La lista de detenidos sobrepasó las 32 personas De acuerdo con Human Rights Watch (HRW) y la organización no gubernamental Foro Penal, en 2018 al menos 32 personas fueron detenidas, acusadas de colaborar con el expiloto Oscar Pérez. Los delitos que sobresalen en los expedientes de los acusados son “traición” e “instigación a la rebelión”

.

Según un informe de la ONG, funcionarios policiales y militares sometieron a varios de los detenidos a abusos físicos y psicológicos, los cuales incluyeron golpizas, intentos de asfixia con bolsas de plástico, cortaduras con hojillas en las plantas de los pies, descargas eléctricas, privación de comida y de acceso al baño, y amenazas de muerte. Además, se les privó el acceso a sus familiares y abogados

.

Uno de esos 32 detenidos fue el periodista Isnardo Bravo

.

El comunicador fue retenido por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia el 24 de septiembre, en el aeropuerto internacional de Maiquetía, cuando se dirigía a llevar a su hija de vacaciones a la ciudad de Miami, en EEUU. Tras pasar nueve horas en la sede del Dgcim, en Boleíta, el hombre fue liberado. Le impusieron no hablar del caso Óscar Pérez, pues por varios años tuvieron un lazo de amistad

.

El 19 de diciembre  se dio a conocer otras liberaciones: seis primeros tenientes, un teniente retirado, un taxista y un mecánico automotriz, identificados como Yoardy Deyon, Juan Carlos Urdaneta, Laura Ruiz, primer teniente Robert Escalona, primer teniente Johander Ceiba, primer teniente Anderson Pérez, quienes se encontraban recluidos en el Centro Nacional de Procesados Militares de Ramo Verde desde el 8 y 11 de enero

.

Todos fueron presentados ante la Dirección General de Contrainteligencia (Dgcim), en Caracas, y les aplicaron medidas cautelares

.

La dama, Eva Lugo Quintero, el primer teniente Torres, el primer teniente Alberto Maita y primer teniente Sandoval pasaron al proceso judicial de ejecución tras admitir los hechos. A pesar de estas siete liberaciones, se conoció que William Alberto Aguado Sequera y Antonio Pérez Cisneros se encontrarán detenidos hasta su etapa de juicio. Pero su defensa logró que les sacaran los delitos de traición a la patria y rebelión militar del expediente. Solo serán enjuiciados por sustracción en calidad de encubridor. .