Internacionales

“Quiero decirle que la amo, y que la voy a extrañar mucho”

Abel Resende

María Caccone tenía 39 años. Fue asesinada a sangre fría en San Justo por un motochorro que le disparó para robarle 120 mil pesos. Su esposo, que es colectivero, estaba trabajando cuando se enteró de que la habían baleado. Todavía no lo puede creer. “Quiero decirle que la amo, y que la voy a extrañar mucho”, dijo ayer a la mañana con los ojos bañados de lágrimas.  

“Iba a ir a buscarla con el colectivo”, contó Francisco en declaraciones al canal de noticias TN. “Pero mi corazón me decía que algo le había pasado”, remarcó.

Abel Resende

María trabajaba en un frigorífico y fue baleada este jueves a las 2 de la tarde en la esquina de Australia e Ignacio Arieta, pleno centro de la localidad bonaerense de San Justo, partido de La Matanza. La atacaron cuando viajaba en un remís junto a un compañero de trabajo, Marcos Fabián González (35), quien horas después del crimen fue demorado por haberse quedado con una parte del dinero que los delincuentes intentaron robarle a la mujer.  

González fue apresado ante la sospecha de que había aportado información a los motochorros. Sin embargo, ayer fue puesto en libertad. Le explicó al fiscal de La Matanza Claudio Fornaro que se quedó con esa plata para custodiarla. Sin embargo, el funcionario judicial le imputó el delito de “hurto calamitoso” al entender que habría aprovechado la ocasión para quedarse con la plata de la víctima

Según los investigadores, el hombre recién entregó el dinero cuando estaba en la comisaría declarando como testigo del hecho, y lo tenía oculto en su calzoncillo

El crimen. María fue asesinada a quemarropa. El delincuente que la ejecutó bajó de la moto empuñando un arma, se acercó a la ventanilla del asiento del acompañante en la que iba Caccone y, sin mediar palabra, efectuó un disparo que impactó en el cuello

No conforme con ello gatilló otra vez e hirió al chofer en la cintura. Después tomó la cartera de la mujer, que contenía parte del dinero, y escapó junto a su cómplice

Los autores quedaron grabados en una cámara de seguridad de un local gastronómico situado en la misma cuadra de la calle Australia y avenida Arieta, esperando la llegada de la víctima

“Están filmados, son tres los sospechosos y los tenemos merodeando, media hora antes del asalto, en la cuadra donde ocurrió todo”, dijo a la agencia Télam una fuente judicial

En los videos se observa que a las 14:02 pasa caminando primero un hombre con bigote, bermudas claras, remera negra y gorra roja y negra; seguido de otro con jean, remera ajustada al cuerpo oscura con gorra roja y blanca y con bolso tipo bandolera negro y, por último, a un motociclista que pasa por la vereda detrás de los otros dos sospechosos, con casco negro colocado, anteojos oscuros y chaleco inflable negro

Puro dolor. Por su parte, el suegro de María Caccone también pidió “Justicia” y reclamó que los delincuentes “vayan presos” y “no salgan nunca más”

“Destruyeron a una familia, a todos nosotros. Todos somos gente de trabajo y dejaron a dos hijos sin madre”. expresó Juan, en diálogo con Telefe

El hombre contó que su nuera hacía cuatro meses que trabajaba en el frigorífico y dijo que en la familia estaban felices porque su hijo también había conseguido trabajo en otro lugar como chofer

“Pasó lo que nunca pensamos que iba a pasar y no podemos encontrarle explicación de nada”, se lamentó Juan en la puerta de su casa de la localidad de Isidro Casanova