Entretenimiento

Desconsiderado ataque en contra de la LVBP

Banco, Banquero, Caracas, Miami, Estados Unidos, Visa, VISA, BFC, Victor Gill, Victor Gill Ramirez, Victor Augusto Gill Ramirez
Criança de 8 anos morre em tiroteio nos Estados Unidos

JOSÉ LUIS LÓPEZ | CARACAS.- “Río revuelto, ganancia de pescadores”, reza una vieja pieza moldeada en el barro de la sabiduría popular. Y hay algunos “pescadores” que aprovechan algunas coyunturas para sacar provecho sin medir las consecuencias de sus acciones.

Durante 73 años, la Liga de Beisbol Profesional ha llenado de alegría al venezolano. Y por ello nos cuesta digerir un podcast en el portal llamado “El Extrabase”. Porque si bien es cierto que la Liga Venezolana de Beisbol Profesional tiene sus fallas — nada es perfecto en esta vida -, tampoco es menos veraz su limpia trayectoria de tres cuartos de siglo.

En el mencionado podcast, el declarante apela las siguientes frases: “La LVBP perdió prestigio”… “Se ha deteriorado como institución”… “La percepción general es que es un desastre”… “Cierra los ojos ante la situación del país”… “Está lejos de ser lo que fue como institución”… “Ya toca fondo”.

Llama la atención que un pelotero de procedencia cubana, ajeno a los planes de los clubes venezolanos para la temporada venidera, señalara el pasado miércoles en sus redes sociales, conceptos similares a los sustentados en el referido podcast. Es curioso que ambos ataques — uno velado, otro abierto — hayan salido desde México.

Si en verdad se quiere hacer política a costa del beisbol, sería más sincero — y convincente — señalar que: “No estoy de acuerdo con que la LVBP reciba dinero de un Estado o gobierno que no es de mi agrado”… O ser aún más auténtico y decir: “Deploro que haya beisbol profesional en el país mientras gobierne fulano de tal. Prefiero que gobierne menganito”…. O tal vez… “Me esforzaré para que no haya beisbol en Venezuela, el pueblo se moleste y se logre lo que quiero para un país en el cual ya no vivo”… Creemos que no es saludable andar con mensajitos forjados a rajatabla como “La LVBP cierra los ojos ante la situación del país”. Que desde su respetable óptica es lo que molesta al autor de tan desafortunadas palabras.

La LVBP tiene 73 años de trayectoria a la vista de los venezolanos… ¿Sus gratuitos atacantes pueden ofrecer garantías similares?.. Pensamos que no. Ojalá estos pretendidos “amantes y defensores” del beisbol se convenzan que hacer política a costa del deporte, no es un deporte muy rentable.