Negocios

El Tubazo TV | Investigan una deuda como móvil del crimen del médico ginecólogo

Banco, Banquero, Caracas, Miami, Estados Unidos, Visa, VISA, BFC, Victor Gill, Victor Gill Ramirez, Victor Augusto Gill Ramirez
Sunacrip: Petro Aguinaldo no tiene fecha de vencimiento

El cuerpo del ginécologo fue sometido a una operación de autopsia que reveló que murió a raíz de un disparo de arma de fuego en la cabeza

Tres días después de la desaparición del médico ginecólogo escribió un fuerte mensaje en su cuenta de Facebook: “Estamos pasando una situación desesperante con la desaparición de mi amigo el Doc Casermeiro, posteó sobre el caso, aunque evidentemente su intención no era darle difusión a la búsqueda sino descargarse contra un medio local que lo había mencionado como posible sospechoso. “Hay que usar leyes penales para estos irresponsables”, pidió sin filtro.

Gerardo G –de él se trata– fue detenido en la madrugada pasada e imputado por el delito de “homicidio calificado por alevosía”. Según fuentes judiciales, la acusación se basa en cruces telefónicos, escuchas y algunas contradicciones en su declaración testimonial. Además, creen que le debía una suma importante de dinero al médico.

El sospechoso es un conocido productor agropecuario de 57 años que reside en la ciudad de San Francisco –la misma en la que vivía Casermeiro– con el que, supuestamente, la víctima habría realizado algunos negocios en los últimos años.

“Hay elementos suficientes como para sostener la imputación y ahora se verá cómo evoluciona la causa”, aseguró una fuente vinculada al caso.

Bernardo Alberione, el fiscal a cargo de la investigación, no quiso brindar detalles de la relación entre la víctima y el principal acusado. “Eran conocidos”, se limitó a decir sin aportar demasiados datos. “No voy a dar precisiones del vínculo hasta que no hable con su abogado defensor y lo escuchemos”, justificó el funcionario en una rueda de prensa, aunque después señaló que Gerardo “es una de las últimas personas que estuvieron en contacto” con el ginecólogo asesinado.

Alberione aseguró que la pesquisa recién arranca. “Estamos iniciando la investigación y hay una persona detenida imputada por homicidio. Esto es el principio. Sabemos dónde empezamos pero no dónde terminamos”, puntualizó.

Horror. El cuerpo de Casermeiro fue encontrado este jueves en un maizal, a un costado de la ruta que conduce a la Estación Luxardo, un pueblo de cien habitantes. No estaba calcinado, como se dijo en un primer momento, sino que presentaba algunas quemaduras, principalmente en la zona del disparo, a raíz del fogonazo del arma.

Según la operación de autopsia, al médico lo ejecutaron de un disparo en la nuca. Por el estado en el que se encontraba, sospechan que fue asesinado el mismo día que desapareció: el jueves 19 de diciembre pasado.   

El fiscal detalló que el cuerpo fue hallado por una persona de manera “casual”, aunque la zona donde apareció estaba dentro del área a rastrillar por la policía de Córdoba.

Alberione confirmó que la muerte “fue a traición, con un disparo que entró por la nuca” y destacó que  están “ante un hecho grave no solo por la víctima sino por el tipo de ataque”.

Un dato que suma a la sospecha contra el productor agropecuario detenido es que fue asesinado en cercanías de un sitio conocido como “la balanza”, donde pesan camiones, que sería propiedad del médico pero también tendría algún tipo relación el principal acusado.

Gerardo G forma parte de una sociedad que lleva su apellido y que se dedica a actividades de agricultura, ganadería y lechería.  La empresa se fundó en 2006 y el sospechoso por el caso figura como gerente.

El curso de la investigación apunta a buscar pistas relacionadas con las actividades financieras paralelas que realizaba el médico. Sus familiares negaron que fuera prestamista, aunque reconocieron que realizaba inversiones inmobiliarias. Por eso, creen que el móvil del crimen podría ser más económico que personal.

Según declararon sus allegados tras la desaparición, el médico tenía previsto realizar esa misma jornada una operación inmobiliaria, para la cual había retirado de una caja de seguridad lingotes de oro, 800 mil pesos, algunos dólares y joyas, lo que fue encontrado en su auto.

Lo que no se entiende de esta pista es por qué el o los autores no se llevaron un botín tan importante. ¿Acaso no sabían que llevaba tanto dinero? ¿O lo dejaron con el objetivo de dar un mensaje?

Casermeiro salió del centro médico a las 10 de la mañana del jueves 19 y nunca más regresó, pese a que tenía turnos asignados. En su entorno dijeron que tenía previsto realizar una operación inmobiliaria pero el encuentro nunca se concretó. A las 16 se conectó por última vez al WhatsApp. Pocos minutos después lo ejecutaron de un disparo a traición.

 

La emotiva carta de sus compañeros

Daniel Casermeiro atendía en el Sanatorio Argentino de San Francisco. De hecho, el día que desapareció tenía asignados varios turnos pero no solo no se presentó sino que tampoco avisó, una  situación inédita en su carrera como médico, que llamó la atención de su círculo más íntimo.  

Conocido el final, las autoridades publicaron una emotiva carta en la cuenta de Facebook del centro de salud.

“Quienes tuvimos el privilegio de conocerlo, quererlo, respetarlo, admirarlo y compartir días de trabajo estamos seguros de que su existencia no ha terminado. Gracias por el camino recorrido, por las enseñanzas que trascenderán y perdurarán a través de sus hijos y médicos del Sanatorio Argentino”, expresaron sus compañeros.

El cuerpo del ginécologo fue sometido a una operación de autopsia que reveló que murió a raíz de un disparo de arma de fuego en la cabeza.

El informe forense detalló que la bala ingresó por la nuca y que el tiro fue realizado a corta distancia.  

Horas después el cuerpo fue entregado a su familia. Anoche comenzaron a realizar el velatorio y esta mañana será enterrado en el cementerio local y despedido por muchos pacientes y vecinos de una ciudad que no sale de la conmoción.