Deportes

El Tubazo TV | La terrible historia de Goyo Cárdenas, considerado el Ted Bundy mexicano

71 días de erupción: crece la preocupación en La Palma ante la actividad del volcán Cumbre Vieja

Se dice que Cárdenas cometió su primer asesinato el 15 de agosto de 1942, cuando recogió a una prostituta de 16 años que usaba el nombre de Berta. La llevó a su casa en Tacuba, en la colonia Mar del Norte, y al terminar la noche la estranguló, para después enterrar su cadáver en el patio

Por GQ México

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla! Por lo que vemos en las películas y series criminales, es fácil creer que los asesinos seriales solo existieron en Estados Unidos, Ted Bundy, Son of Sam y el Zodiaco (que nunca fue atrapado) le dieron la vuelta al mundo con las noticias de sus terribles crímenes, pero cada país tiene sus esqueletos en el clóset y, en el caso de México, Goyo Cardenas es uno.

De acuerdo con los reportes, Goyo, quien había sufrido abusos en la infancia, era brillante, tenía un coeficiente intelectual alto y con solo 20 años logró conseguir una beca de Pemex para estudiar Ciencias Químicas, pero cuando saltó a la fama en septiembre de 1942, lo hizo por una razón aterradora.

¿Quién fue Goyo Cárdenas?

Mientras el mundo estaba sumido en la Segunda Guerra Mundial, México parecía estar frente a uno de sus asesinos seriales más infames. Todo había comenzado años antes, cuando Goyo era solo un niño que comenzó a mostrar tendencias violentas, torturando animales antes de pasar al asesinato de mujeres.

Se dice que Cárdenas cometió su primer asesinato el 15 de agosto de 1942, cuando recogió a una prostituta de 16 años que usaba el nombre de Berta. La llevó a su casa en Tacuba, en la colonia Mar del Norte, y al terminar la noche la estranguló, para después enterrar su cadáver en el patio.

Solo 8 días después, Cárdenas asesinó a otra prostituta de 14 años (Raquel Rodríguez) y esperó 6 días para cometer un tercer crimen, secuestrando y matando a otra adolescente. Goyo cometió su último crimen el 2 de septiembre, cuando secuestró a una estudiante de Ciencias Químicas de la UNAM, llamada Graciela Arias, cuyo padre era un conocido abogado penalista.

Se dice que Goyo y Graciela eran amigos y que ella incluso subió a su coche voluntariamente después de clases. Los rumores dicen que ella lo rechazó y que eso provocó la furia de Goyo, quien la mató, la llevó a casa y la enterró junto sus demás víctimas.

Para leer más, ingresa aquí